BENDICIÓN DE LA CASA DE FORMACIÓN “NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO”

INAUGURACIÓN DEL ORATORIO. TIBASOSA, BOYACÁ

 

 Alaben al Señor, porque es bueno, porque su amor es eterno” 2Cron 5,13.

 

En este momento histórico de nuestra Congregación al constituir la Comunidad bajo la protección de Nuestra Señora del Rosario de Tibasosa e instalar este Sagrario en el nuevo Oratorio ¡Cómo no evocar el pasaje de la Sagrada Escritura en el que nos refiere el traslado del Arca de la Alianza o del Pacto a la ciudad Santa! ¡Cómo no hacer memoria del gozo y la alegría del Pueblo de Israel que la acompañaba! Nos dice el texto sagrado, que una vez colocada en lugar santo, lugar preparado con gran derroche por el Rey Salomón, todos reunidos se pusieron a tocar los instrumentos musicales y a cantar a una sola voz: “Alaben al Señor, porque es bueno, porque su amor es eterno” (Cf 2 Cron 5, 13). 

 

Evocando este gran acontecimiento, también hoy, el nuevo Pueblo de Dios, cantamos jubilosos nuestra alabanza al Señor, por su bondad y por su amor que son eternos. En la historia de salvación de esta querida población de Tibasosa y de la Congregación, se abre una nueva página en la que queda grabada con caracteres indelebles este magno acontecimiento que marca un nuevo derrotero y vislumbra un nuevo horizonte en la vida de cada uno de nosotros y particularmente de quienes habitan esta casa, de quienes acudirán a ella y de quienes dedicarán momentos de oración, adoración y alabanza a Jesús, que habita en este Sagrario, porque Él está vivo, está aquí presente, porque así como el Arca representaba la presencia de Dios en medio de su Pueblo, así Jesucristo en el Sagrario se constituye en el centro y corazón de esta casa y de esta comunidad.

 

Este Sagrario es la nueva Arca donde reside Jesús, Sacramento de Amor, para habitar en medio de este pueblo, para bendecirlo, para acompañarlo en su peregrinaje hacia la Jerusalén celestial. Dios en medio de nosotros, en su Hijo Jesucristo hecho Eucaristía, vida y alimento. Esta Casa es como un nuevo cenáculo, lugar de encuentro, lugar de oración y celebración, en el que reunidos con María, la Madre de Jesús, cada mañana y al atardecer cantaremos las alabanzas al Dios uno y Trino, porque es bueno y porque es eterno su amor.

 

Queridas Hermanas: evoquemos con alegría la presencia espiritual de nuestra Fundadora, Sierva de Dios, María Sara Alvarado Pontón, vivamos este momento como ella vivía los momentos en los cuales hacía apertura de un nuevo Sagrario en Nazareth; comulguemos con estos mismos sentimientos de amor y gratitud a Jesús Eucaristía. Bebamos de esta fuente inagotable de vida, de luz y de esperanza. Acerquémonos a esta fuente de agua limpia y cristalina para vivir con más lozanía, gozo en la esperanza y amor en la realización de nuestra cotidianidad. Junto a Cristo Eucaristía, aquí en este oratorio, como en los demás Sagrarios de Nazareth, encontraremos y experimentaremos la paz junto a Cristo Sacramentado, una paz sentida en el corazón, paz que proviene de Cristo en la Eucaristía, de Cristo en el Sagrario, de Cristo en las Historias, de Cristo en el altar, de Cristo en el sacrificio de la Misa (El dinamismo de un carisma).

 

La Madre María Sara, junto a Jesús se sintió invencible, junto a Jesús se sintió protegida, defendida, omnipotente con la Omnipotencia de Dios, estaba con Él y en Él encontró paz (El dinamismo de un carisma). Escribe ella en su diario ¡Qué elocuente habla Jesús desde la Hostia! ¡Qué misterio de fe y de amor! ¡Permíteme que me sumerja en el Misterio de tu amor! Quisiera pensarte noche y día, vivir junto a Ti en el Sagrario. Dame tu amor, ese amor que aniquila y deshace las miserias de la humana naturaleza, que triunfa y vence las debilidades humanas (Huellas).

 

Recordemos cómo la Madre María Sara al hacer el comentario teológico de los votos, nos invita a hacer una entrega total a Dios, el único dueño que se dignó escogernos para unificarnos con Él en una alianza divina y eterna. Que nos eligió para que fuéramos el homenaje vivo de su Hijo Jesucristo en Nazaret, allí donde se obró el gran misterio de la Encarnación, homenaje a su silencioso anonadamiento. Y en el Sagrario, donde mora noche y día, para ser nuestro consuelo, nuestra fortaleza, luz y vida divina, viviendo realmente en nuestro corazón como en su propia casa (Comentario teológico sobre la Fórmula de la Profesión Religiosa).

 

Es a partir de estas enseñanzas, como debemos vivir nuestra consagración bautismal y religiosa, como debemos vivir y acrecentar creativamente el carisma. Es desde la Eucaristía, como debemos dar respuesta permanente a la voluntad de Dios, como debemos contemplar y dar respuesta oportuna a las necesidades de nuestros hermanos más necesitados, como debemos vivir la auténtica fraternidad. Esto es lo que significa e implica este acontecimiento de la apertura de un nuevo Sagrario, de la constitución de una nueva Comunidad, de una nueva casa en la Congregación.

 

Y precisamente este acontecimiento tan significativo para la Iglesia Particular de Duitama y Sogamoso, para Iglesia Parroquial de Tibasosa y para la Congregación de Dominicas Hijas de Nuestra Señora de Nazareth, se realiza en un tiempo privilegiado, el tiempo del Adviento; tiempo del Señor, tiempo de gracia y  bendición. ¿Cómo no vivirlo con la expectación del Adviento, ya que este hace conexión entre memoria y esperanza. Quiere despertar en nosotros el recuerdo propio y el más hondo del corazón: el recuerdo de Dios que se hizo niño. Ese recuerdo sana, ese recuerdo es esperanza. Se trata de recorrer una y otra vez la gran historia  de los recuerdos, de despertar la memoria del corazón y de este modo aprender a ser la estrella de la esperanza. Si comprendiéramos la hermosa tarea del Adviento, regalarse mutuamente recuerdos del bien y abrir así las puertas de la esperanza (El resplandor de Dios en nuestro tiempo. Joseph Ratzinger).

 

Es desde la contemplación y vivencia del misterio de la Encarnación y de la presencia de Jesús en la Eucaristía, donde forjamos con seguridad nuestro camino de santidad de vida. Necesitamos el coraje de la virtud, el coraje de la fe para sacudir el sueño del conformismo con el mundo, de sentir con esta época que nos hace perder de vista y a veces el horizonte de nuestra verdadera vocación y nuestras mejores posibilidades (cf. El resplandor de Dios en nuestro tiempo. Joseph Ratzinger).

 

Sólo cuando dejamos que el mensaje contenido en el ámbito de este oratorio nos conduzca por la fe al Sagrario, entonces el esfuerzo de la voluntad y la razón  conformarán una unidad llamada contemplación, ese descansar en la presencia amorosa de Jesús. Dios está cerca de nosotros, Él ha establecido su Reino de Amor, de Justicia y de Paz, somos templos vivientes, somos morada de Dios en el Espíritu.  Hagamos vida las palabras del salmista: “Deteneos y mirad” (Sal 46,11), una invitación a detenernos, a recogernos y a contemplar; o como dice el Evangelista Lucas (2,15) al referir el anuncio del ángel a los pastores de Belén, el nacimiento de Jesús: “los pastores se decían unos a otros: vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado (2,15), también nosotros podemos decir: Vayamos a Nazareth de Tibasosa a ver eso que ha sucedido, lo que Jesús mismo nos ha dado a conocer, lo que el Señor mismo ha querido que celebremos: su permanencia sacramental en este Sagrario.

 

Que esta casa sea un auténtico hogar, un espacio para la contemplación, para la oración, para el encuentro. Una casa donde se den los procesos formativos para la vida consagrada con un auténtico sentido de pertenencia e identidad, donde todos con nuestra oración y cálida fraternidad  contribuyamos al crecimiento de la fe, de la esperanza y de la caridad, para el despertar de nuevas vocaciones, para la perseverancia santa de quienes ya hemos hecho opción del seguimiento al Señor ya en la vida consagrada como en el Sacerdocio.

 

Hacemos memoria de quien habitara esta casa: Monseñor Álvaro Raúl Jarro Tobos, de su vocación sacerdotal y servicio pastoral, quien desde la Jerusalén celestial, complacido contemplará con asombro este momento que en su morada terrena como fue parte de esta casa, se constituya un Oratorio donde reside permanentemente el Señor. Elevamos nuestra plegaria por él, para que el Señor de la vida y de la esperanza haya coronado con su gloria a quien le sirvió con amor y donación por su ministerio sacerdotal a este pueblo y a la Iglesia Colombiana.

 

El camino por el que Jesús ha venido al mundo se llama María, nadie pues mejor que Ella nos puede enseñar cómo se preparan los caminos para la venida del Señor. Nuestra Señora del Adviento, sigue preparando los caminos de este adviento de Jesús en nuestros corazones. Ella es la tierra óptima que acoge la semilla de la Palabra y con su amor la hace germinar en la tierra fértil en cada corazón de buena voluntad. Ella, pues, nos enseñe  a estar vigilantes en la oración y jubilosos en la alabanza, para salir al encuentro del Salvador que viene.

 

Virgen del Adviento en su advocación del Rosario, maestra del sacrificio escondido y silencioso a ti que sales al encuentro de nosotros, te consagramos esta casa y esta comunidad y quienes vengan en el futuro a continuar esta obra que hoy iniciamos aquí en la hermosa población de Tibasosa, da la paz y prosperidad a nuestros pueblos.

 

Ya que todo lo ponemos bajo tu cuidado Señora y Madre nuestra, intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en cada una de las hermanas que habitan esta casa y a todas las personas de Tibasosa otorgue bendiciones y haga surgir en los hogares las nuevas vocaciones para el sacerdocio y para vida consagrada, nos haga fuertes en la fe y celosos dispensadores de los misterios de Dios. Amén

Martes 26 de noviembre «Llegada a la casa». «El Señor ha estado grande con nosotras y estamos alegres» Con la ilusión de responder a la misión que Dios nos ha destinado y con el anhelo de llevar la semilla de Nazareth a muchos más lugares para la salvación de las almas, salimos de la Casa General, a las 5.30 a.m. del día 26 de noviembre del año 2013, las Hermanas Yalma Vicenta Jiménez Merino, María Rita Suárez, María Estrella Vásquez Apolo, Doris Andrea Benítez Vanegas, Yenifer Andrea Cataño Vargas, Lilian Yurani Delgado Palacio, Yuliana Andrea González Arcila, Cynthia Lizeth Robles Ortiz y Ariane Gilda Bouhenou, rumbo a Tibasosa, a organizar la casa, para la fundación de la nueva comunidad local.

 

Cómo no iniciar este día de grandes bendiciones agradeciendo a nuestro Amado Señor, que va trazando caminos de salvación y nos toma de la mano para conducirnos a ellos, por eso durante el viaje ofrecimos es santo rosario y las laudes para que el Señor nos de la gracia de alcanzar la fecundidad y la solidez de los verdaderos apóstoles, en esta nueva casa, en esta nueva misión. En el recorrido nos detuvimos para disfrutar un rico desayuno.

 

Al llegar a la casa nos recibió con gran alegría la Sra. Zoila Moreno. al entrar en la casa nos pusimos en las manos del Padre Misericordioso, el Hijo Redentor y el Santo Espíritu Consolador. En estos momentos llegaron de Villa de Leiva las hermanas Guicella Jeaneth Bravo Cueva y Anabelly del Carmen Cadena Usamá, para completar la comunidad local.

 

Sin tener tiempo para perder nos pusimos en son de trabajo y manos a la obra; fue una labor dura y extenuante, pero satisfactoria. Aunque es muy importante tener el espacio físico adecuado, nos hemos convencido de que lo realmente esencial es que las Hnas. fieles a nuestra consagración vivamos en alegría y fraternidad, por ello sacamos tiempo para disfrutar un delicioso almuerzo preparado por la tía Zoilita, como cariñosamente le decimos, compartir y hacer la rifa para la distribución de las habitaciones: Sagrada Familia, Padre Enrique Higuera y Madre María Sara.

 

En la tarde participamos en la Misa en la parroquia, el Padre Orlando Corredor, párroco, nos dio la bienvenida y nos presentó a la comunidad. Al terminar la Eucaristía hablamos con el Padre y le ofrecimos nuestro servicio pastoral y nuestra oración.

 

«Vean qué paz y qué alegría ver a los hermanos conviviendo juntos». No podíamos terminar el día sin compartir las experiencias vividas, así que, sentadas en la cocina, en torno a la cena y entre chiste y chiste, tuvimos nuestra recreación. Terminamos este bello día orando como verdadera familia y pidiendo la gracia de poder ser verdaderas testigos del amor de Dios: Señor, aquí estamos, porque tú nos has llamado, nos has puesto una misión y nos has congregado en tu nombre; permite que podamos anunciar a todos los que nos vean tu amor y misericordia; con tu Providencia sostén nuestra vida y vocación y con tu bendición concédenos la gracia de la santa fidelidad y la permanencia y fecundidad para nuestra comunidad local. Amén.

Erección Canónica de la comunidad local.27 ¡Otro día de gracia para Nazareth! Con el deseo de preparar todo para este día nos levantamos muy animosas, hicimos oración, desayunamos y nos pusimos a disponer todo para la celebración Eucarística. Este día recibimos la visita de las Hnas: Rosita y Edelmira Castillo de la comunidad local de Tunja y de nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes, y la Hna. Rosalva Vargas.

 

En la tarde conmemorando a la bienaventurada Virgen María en la advocación de la Medalla Milagrosa, participamos en el Santo Sacrificio que fue presidida por el Padre Orlando Corredor, párroco; además contamos con la presencia de la tía Zoilita, Lucy García y Amandita y nuestros vecinos, la familia Camargo Tristancho. En la homilía el Padre agradeció a Dios por la presencia de la Congregación en el pueblo y con sus bellas palabras nos recordó que nos hemos consagrado para servir a Dios en la presencia de nuestro prójimo. Al finalizar la misa nuestra Superiora General, leyó el Decreto de Erección Canónica de la Comunidad de Formación y Pastoral Parroquial que queda bajo la protección de Nuestra Señora del Rosario de Tibasosa, y le entregó a la Hna. Yalma Jiménez, Directora de la Comunidad Local, las Constituciones, la Bandera y el Escudo de la Congregación y el cuadro de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

 

Después de alimentar el espíritu pasamos al compartir fraterno de una cena especial de bienvenida y aprovechamos para festejar el don de la vida de tía Zoilita, le cantamos, partimos la torta y le dimos un sencillo obsequio como gratitud por todo lo que ha hecho por la Congregación y por nosotras.

«Organización de la comunidad local».Día 29. Con el amor de Dios rebosando en nuestro corazón, tuvimos la reunión comunitaria para la organización de la comunidad.  Por votación, elegimos como hermana mayor a la Hna. Yenifer Andrea Cataño Vargas; ecónoma a la Hna. Lilian Yurani Delgado Palacio; secretaria, la Hna. Anabelly del Carmen Cadena Usamá; también asignamos los ministerios de los aseos de la casa y organizamos el horario.

Primeros días. Barriendo, trapeando, cocinando, encerando, desyer-bando, sembrando plantas, pintando y hasta jugando carnaval transcu-rrieron las dos primeras semanas… un trabajo arduo pero satisfactorio, pues a pesar del cansancio siempre sacábamos tiempo para agradecerle al Señor todas sus bendiciones y para compartir entre nosotras las experiencias vividas. Fue un tiempo de gracia, alejadas de los medios de comunicación, pudimos conocernos más y tener largas sesiones de risoterapia.

Novena a la Inma-culada Concepción de María. Con mucho fervor particiamos en la novena a la Inmaculada Concep-ción de María.

 

Todos los días nos reunimos en una casa y empezábamos a rezar el rosario en procesión, dirigiéndonos  hacia la casa donde se celebraba la Santa misa.

 

El primer día de la novena iniciamos la procesión en la capilla de la Inmaculada y celebramos la Misa en nuestra casa, fue la oportunidad para presentarnos a las personas que asistieron y ellas muy amables mostraron la alegría que sienten al tenernos en el pueblo.

 

Día de Velitas, 7 de diciembre. «Llevaste en tu seno oh! María a quien ni los Cielos puede contener» Este bello día lo celebramos con mucho fervor, en las vísperas, presentamos la vida de nuestra Madre biológica y pedimos por la pureza para todos los consagrados. Participamos en la solemne Eucaristía y procesión con la Reina de los cielos, rezando el santo rosario, acompañándola con los farolitos y las velas, las velas de nuestra fe y encabezada por la banda municipal que interpretaba cantos marianos.

 

De regreso a la casa aprovechamos para ver el alumbrado y saludar a las familias que se encontraban encendiendo las velitas. Al regresar a la casa cenamos y salimos a rendirle nuestro homenaje de amor a nuestra Madre Santísima; pusimos los farolitos que fabricamos en casa, cada una prendió cuatro velitas poniendo una intención en cada una; rezamos el santo rosario y le dimos una serenata a María; visitamos a Zoilita, a Lucy y Amandita, allá terminamos nuestra oración y cantamos villancicos. «Bienaventurada eres María que has sido concebida sin mancha»

Pastoral. Dedicamos gran parte de nuestra estadía en Tibasosa a realizar nuestra pastoral en las tardes, como los apóstoles que fueron enviados de dos en dos, a sanar a los enfermos, a expulsar a los demonios y a anunciar el Evangelio a todos los pueblos, cada tarde íbamos con gran alegría a visitar a diferentes familias, tuvimos la oportunidad de compartir nuestros bienes con los más necesitados y llevarle la sonrisa de Dios.

 

También tuvimos la dicha de acompañar a los ministros de la Eucaristía a la visita a los enfermos los jueves en la mañana para regalarles el don de poder tener a Jesús en su Corazón. Fue una experiencia gratificante en la que pudimos ver el rostro de Dios en cada una de estas personas.

 

También tuvimos la gracia de acompañar a nuestros vecinos, la familia Camargo Tristancho, en la enfermedad, la Pascua y el novenario de fallecimiento de su querida madre, Ana Tilia Tristancho. Gracias Señor porque te vales de diferentes acontecimientos para unirnos y permitirnos conocer personas generosas y bondadosas.

Bendición de la capilla y llegada del Santísimo a nuestra casa, 14 de diciembre. ¡Por fin te has venido a vivir bajo mi mismo techo! Qué día tan significativo, al igual que aquel 11 de mayo hace 75 años, hoy en este año jubilar el Señor nos concede la gracia de abrir un Sagrario más, de tener otro lugar más de oración y encuentro. «¡Oh mi Nazareth, Oh mi dulce hogar! Donde reina dulcísimo y en todo lugar Aquel a quien el alma tanto anhela amar».

 

En la mañana las hermanas que nos acompañaron en la misa iban llegando con mucha alegría y nosotras las recibimos con gran solicitud y fraternidad. Se hicieron presentes las Hnas. del Consejo General, la Superiora provincial de Nuestra del Rosario de Chiquinquirá, Hna. Blanca Nubia Duque y las Hnas. del Consejo Provincial; la Hna. Mercedes Román, Superiora Provincial, y la Hna. Hermita Armijos, Consejera de la Provincia Nuestra Señora del Cisne; la Hna. Gloria Edelmira Rodríguez, Superiora Provincial de la Provincia de Santo Domingo de Guzmán y muchas hermanas de diferentes comunidades locales de la Curia y de la Provincia Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá… ¡Te damos gracias Señor por nuestra familia Religiosa, por la unidad congregacional y por el don de la fraternidad que nos regalas!

 

La nueva Capilla de Nazareth ha sido el fruto de la generosidad y el amor de nuestras Hnas. El cáliz que utilizamos para la celebración Eucarística era el de Monseñor Álvaro Raúl Jarro Tobos, (q.e.p.d.), la Provincia de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá obsequió los bellos vitrales que adornan el frente del oratorio y la Provincia Nuestra Señora del Cisne, obsequió un hermoso Crucifijo.

 

La celebración Eucarística fue a las once de la mañana, la presidió Monseñor Marco Antonio Merchán, Vicario de la Diócesis Duitama-Sogamoso, y concelebraron el Padre Orlando Corredor, Párroco de Tibasosa y el Padre Guillermo Suárez de la Arquidiócesis de Tunja. En la homilía Mons. Marco Antonio, nos invitó a ser nuevas profetas con espíritu apasionado y lleno de amor, para que al igual que Elías y San Juan Bautista, podamos anunciar sin temor la salvación y la redención. Luego de la Homilía Monseñor hizo la bendición del Altar y del Sagrario.

 

Al terminar la santa misa, nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes, dirigió unas palabras de acción de gracias al Señor por la apertura de este nuevo Sagrario, hizo alusión al pasaje bíblico del Arca de la Alianza y nos exhortó a pensar que este es un nuevo cenáculo, en el que, reunidas con María cantaremos las alabanzas al Dios Uno y Trino, por su amor eterno. También el párroco dirigió unas palabras, manifestando su alegría de tenernos en el pueblo e invitándonos a reconocer que cada uno tiene su camino, pero que realmente es Dios quien teje el destino. Monseñor Marco Antonio se unió a estos sentimientos y nos pidió que no olvidemos que las religiosas somos la inyección del amor de Dios.

 

Después de la misa fuimos a almorzar en el restaurante “Tierra de Feijoa” y para completar este día de encuentro y fraternidad les ofrecimos a las hermanas un delicioso dulce de brevas preparado en casa y cosechadas por nosotras mismas. Poco a poco las Hnas. se dispusieron a regresar a sus comunidades, nosotras con abrazos y sonrisas les agradecimos por compartir este día tan especial con nosotras. Gracias Señor por este nuevo Sagrario en el que ponemos la vocación y las intenciones de todas tus Nazarenas.

 

Novena de Navidad. Durante estos días, con mucha alegría ofrecimos las madrugadas, para participar en la santa Misa y en la novena en la parroquia, a las cinco de la mañana. En las tardes nos dividimos por sectores y cada una acompañaba su sector dirigiendo la novena y rezando el rosario. Al llegar a casa nos compartíamos las experiencias que había tenido cada una. Fueron nueve días de madrugar, trasnochar, comer abundantemente y orar… bendita sea la navidad.

 

Visitas. Durante el mes recibimos la visita de muchas de nuestras hermanas, quienes con alegría y fraternidad vinieron a compartir con nosotras su tiempo y sus bienes: gracias Hermanas: Érica Carrillo, a su hermana que vinieron a visitarnos, Hermanas de la comunidad local de Tunja, las de Fusagasugá y las de la Mesa. También recibimos la visita de algunas personas del pueblo que nos trajeron obsequios y de los sacerdotes Jesús Caicedo, Marco Galindo, Guillermo Suárez y Arcadio Riaño. Además tuvimos la visita de los familiares de la Hna. Cynthia Robles y de la Hna. Andrea Benítez y los padrinos de la Hna. Estrella Vásquez.

Salidas.Gracias a la generosidad de personas que nos quisieron obsequiar algunas salidas pudimos ir a ver el alumbrado en diferentes municipios. La Hna. Lucía nos llevó a ver las luces de Corrales, el Padre Orlando Corredor, nos llevó a ver el lindo pesebre de Nobsa, tía Zoilita, de navidad nos regaló un paseo por Punta larga, Duitama, Paipa y el Pantano de Vargas. Realizamos una larga caminata a la montaña, allí ofrecimos nuestra oración de la mañana en compañía de la bella creación que nos rodeaba. Gracias Señor por el don de la fraternidad, porque son estos momentos los que nos ayudan a conocer más a nuestras hermanas.

 

Navidad.«Bendita la noche que nos trajo el Día, bendita la noche de Navidad». Ofrecimos en este día nuestro silencio oblativo para recibir a Nuestro Salvador en nuestro corazón. En la noche participamos en la Misa de Navidad en la parroquia; mientras los niños del coro y las hermanas entonábamos el Gloria se realizó el nacimiento, al repique de las campanas el Niño Jesús bajó mientras los niños representaban la escena de esa noche Santa y avanzaban hacia el Altar. En el presbiterio con luces encendidas y alzando al Divino Niño cantaron, Navidad, feliz Navidad…

 

Al regresar a casa al son de villancicos hicimos la adoración al Niño Jesús, compartimos una sencilla, pero deliciosa cena, nos deseamos la feliz navidad y destapamos los regalos… por cierto el Niño Jesús fue muy generoso, pues también recibimos obsequios de nuestros vecinos y de la tía Zoilita.

Sagrada Familia de Nazaret. Fiesta patronal de la Congre-gación.«¡Oh Jesús de Nazareth, hijo de familia humana, por tu Familia Divina, santifica nuestras casas» Dándole gracias a Dios por el carisma de nuestra Congregación ofrecimos el día 29 de diciembre, nuestra alabanza matutina.

 

Al mediodía tuvimos la celebración Eucarística en nuestra casa, presidida por el Padre Orlando Corredor, quien oró con cariño por nosotras y nos invitó a seguir el ejemplo de san José, quien se santificó con la obediencia pronta.

 

Retiro, 31 de diciembre. Durante todo el día reflexionamos sobre el año que termina y los proyectos que tenemos para el siguiente. Tuvimos como base la meditación del texto de la carta de san Pablo a los Efesios (Ef. 1, 1-14) y en torno a él nuestra Madre nos hizo tres preguntas: ¿Estoy viviendo a plenitud la elección que Dios ha hecho por mí?, ¿Cuál es la medida de mi amor a Dios y cómo la demuestro? Y ¿Cómo es el amor que doy, humano o espiritual?

 

En la tarde rezamos el santo rosario, participamos en la Santa Misa que fue presidida por el Padre Carlos Rodríguez, sacerdote de la Arquidiócesis de Tunja, quien nos invitó a ser testigos de la luz, para iluminar las tinieblas y a recapitular las 365 etapas que hemos vivido en este año.

 

En la noche participamos en la Eucaristía de fin de año en la parroquia, presidida por el Padre Orlando Corredor. Luego en la casa compartimos una deliciosa cena preparada por nuestra Madre, hicimos un brindis y nos dimos el abrazo de bienvenida al nuevo año.

 

Gracias Señor por todo las bendiciones que nos has regalado en este año, sobre todo por la gracia de esta fundación que estamos seguras nos traerá a todas, la gracia de la santa fidelidad; te encomendamos nuestra vida y vocación y te pedimos que nuestro corazón siempre esté dirigido a ti. Cronista, Hermana Cynthia Lizeth Robles Ortiz.

«Así que, como elegidas de Dios, santas y amadas, revestíos de entrañas de misericordia, de bondad  de humildad, mansedumbre y paciencia… Y por encima de todo, revestíos del amor que es el broche de la perfección» (Col 3,12-13)

 

Al  concluir el mes de febrero damos gracias a Dios  porque en su bondad y misericordia nos permitió vivir el tiempo de Cuaresma, desde un ambiente de recogimiento y silencio interior uniéndonos al misterio de nuestra redención e instruyéndonos con su Palabra, la cual nos inspira al bien actuar; logrando preparar nuestro espíritu para revestirnos de la alegría Pascual.

Gozosa celebración.  El día 04, después de realizar nuestra alabanza Matutina, en la que dimos gracias a Dios por el testimonio de vida que nos dejó el Siervo de Dios Enrique Alberto Higuera O.P. la Hna. Maestra- Directora, Lucy Pico Ramírez, nos invitó a pasar a la sala de Comunidad donde llevamos a cabo la reunión Comunitaria de Evaluación del mes de febrero y programación del mes de marzo.

 

Al término de esta continuamos con nuestra gozosa celebración del tradicional «martes gordo». Al medio día salimos al jardín para compartir un ameno espacio de fraternidad. Continuando con nuestra festividad disfrutamos de la película titulada: «No se aceptan Devoluciones», la cual nos enseñó a valorar y amar a quien está a nuestro lado y enfrentar la vida.

Miércoles de ceniza. «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los Hombres» (Mt 6). Dimos comienzo a nuestro día, elevando nuestra acción de gracias a Dios dador de vida, a quien le pedimos la gracia de su auxilio divino para vivir santamente este tiempo cuaresmal. 

 

La Hna. Maestra, en compañía de algunas Postulantes participaron y animaron la Celebración Eucarística con motivo del inicio de este hermoso tiempo litúrgico.

 

En el transcurso del día prestamos nuestro servicio en la Parroquia, dirigiendo la paraliturgia, para la signación con la Santa ceniza. En la tarde participamos en comunidad de la Eucaristía, animándola con cantos penitenciales. Finalmente, ante la presencia de Jesús Sacramentado, pedimos a nuestro Padre Dios, nos permita gozar de una intimidad única con Él, para así poder corresponder a su amor con nuestra fidelidad.

Retiro espiritual.Viernes 07: «El conocimiento verdadero de Dios crea relaciones humanas justas». Con   alegría iniciamos nuestro día alabando a Jesús Sacramentado, por medio de la oración matutina; invocamos la presencia del Espíritu Santo para que nos iluminara en este día de retiro cuyo tema fue: La justicia.

 

La Hna. Maestra, dirigió las Laudes solemnes y la Hna. Yuliana González, dirigió el tema del retiro, utilizando reflexiones y cantos de alabanza a Nuestro Señor Sacramentado. En actitud de recogimiento interior, siguiendo la distribución del tiempo con sus actividades programadas para este día espiritual, siguiendo el guion propuesto por nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes M.   

 

De la primera meditación sobre la Justicia en el Antiguo Testamento, reflexionábamos sobre la necesidad de pedir al Señor el don de sabiduría para obrar con justicia, sin quedarnos solo en el cumplimiento de la ley, sino, ir más allá, lo cual implica solidaridad, compasión y fidelidad comunitaria.

 

En la meditación de la tarde, tuvimos como tema de oración: la Justicia en el Nuevo Testamento, meditación personal. Después del rezo de las Vísperas, en la sala de comunidad, compartimos nuestra reflexión, elaborando luego el compromiso. Finalmente dimos gracias a Dios y en un acto fraterno compartimos un abrazo con cada Hermana. Luego participamos del Banquete Eucarístico y el rezo del santo Viacrucis. Para concluir nuestro día dimos gracias a Dios con la oración de la noche, en la cual le consagramos nuestro descanso.

Fiesta de San José y celebración de la vida.Llenas de gozo al celebrar la Solemnidad de San José, esposo de la Santísima Virgen María y agradeciendo a Dios, la vida y vocación de la Postulante Cristina Cañar, empezamos nuestra oración con la lectura del Santo Evangelio y escuchamos una reflexión de Fray Nelson Medina O.P., en la cual enaltecía y explicaba las virtudes de San José, entre ellas su obediencia a la voluntad de Dios, su castidad y el amor al trabajo.

A las 11:00 am. Hacia el mediodía, participamos de la Santa Eucaristía en nuestra capilla, presidida por el Padre Jesús Caicedo. En la tarde, nos reunimos en el comedor para un pequeño acto cultural, en el cual brindamos por la vida y la vocación de nuestra Hermana Cristina. 

 

Enseguida participamos de la Santa Eucaristía por los enfermos, presidida por el Padre Antonio Salamanca Patarroyo, donde destacó en su homilía los pasos para vivir la realeza que nos compete como hijos de Dios: 1. Aceptarnos. 2. Dominarnos.  3. Sentirnos  igual. 4. Hacer la voluntad de Dios.  Después de esta enriquecedora homilía, las personas enfermas recibieron la Santa Unción. Los días 21 al 27 viajamos a Bogotá, para participar en la casa General, de la clausura del Año Jubilar, 76 años de vida Congregacional.

Así fueron estos días.El día 22, con las vísperas solemnes dirigidas por la Comunidad del Noviciado, dimos inicio a nuestra gran celebración de acción de gracias a Dios por los 76 años de existencia de nuestra Congregación en los cuales reconocimos la mano de Dios que nos ha guiado por senderos de misericordia y amor.

 

«Nosotros mismos lo hemos visto y oído y sabemos que Él es de verdad el Salvador del mundo» (Jn 4,42). Iluminadas por el Evangelio en este día domingo 23, día de gracia y bendición para Nazareth, empezamos la oración matutina con la reflexión  del encuentro de Jesús con la samaritana, invitándonos a ser agua viva para los demás; seguidamente participamos de la Liturgia solemne organizada por la Hermana Rosalba Vargas Tirado (Vicaria General).

 

Siguiendo la programación, participamos gozosamente del Banquete Eucarístico animado por nuestras hermanas novicias, en el cual el Padre hizo eco de las bendiciones abundantes que la Congregación y cada uno de sus miembros hemos recibido de Dios durante estos 76 años de existencia, en los cuales se nos exige una respuesta generosa, como acción de gracias a toda la bondad derramada sobre nosotras.

 

En la tarde, participamos del Primer Simposio Nazareth, organizado por la Hna. María Helena Alfonso Coba, contando con la participación de cinco ponentes: Hna. Josefa Edelmira Castillo Castillo, Hna. Érica Ester Carrillo González, Hna. Fanny Aurora Parra, Hna. Verónica Rugeles Barandica (Novicia de segundo año) y La Doctora Miriam, en el cual se trató con relevancia y desde diferentes puntos de vista el Carisma de Nuestra Congregación.

Más tarde compartimos con alegría las onces disfrutando de un breve receso; luego continuamos con el acto cultural a cargo de los Postulantados.

 

Inició el postulantado Nazareth de Subachoque con el Sainete «Libérame», posteriormente tuvimos la presentación del Concierto Nazareno, ofrecido e interpretado por nuestra comunidad de Tibasosa.

 

Durante la oración vespertina presentamos nuestra acción de gracias a Dios por tantos beneficios recibidos, especialmente por el compartir fraterno con las hermanas de las diferentes comunidades locales.

Fiesta de la Anunciación del Señor.Día gozoso y esperado para Nazareth. Celebramos con júbilo la solemnidad de La Anunciación del Señor, recordando el día en que el Arcángel Gabriel anunciara a María, la Encarnación de Jesucristo nuestro Salvador, en sus entrañas purísimas. En el marco de esta solemnidad, que nos enseña, que el amor es donación completa, tierna, fuerte, silenciosa y elocuente, elevamos nuestra acción de gracias a Dios Padre por su presencia viva y transformadora en nuestra historia Congregacional. Son 76 años de fundación y 50 años de aprobación Diocesana, una historia de fidelidad a la alianza hecha entre Dios y nuestra Madre Fundadora, un amor que nos recuerda que hemos venido para dar Gloria a Dios, para trabajar en la edificación de la Iglesia y buscar incasablemente la salvación de las almas.

 

Consagración de Amor.De igual forma en este día celebramos la consagración a Jesús por María de algunas postulantes, y la renovación de la Consagración Mariana de las Hermanas presentes, teniendo en cuenta que si vivimos en María, con María y para María, nuestra vida consagrada estará cimentada en la roca más firme y segura: Cristo Jesús, el Salvador Único, pues ella nos cuida con amor desde el Cielo, por lo que la invocamos como Madre y Mediadora.

 

Al finalizar este día nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes Mespleigt, expresó a cada una de las Hermanas su gratitud por la participación en cada una de los momentos vividos y a la vez nos animó para que con nuestro testimonio de vida colaboremos con el proceso de canonización de la Sierva de de Dios María Sara del Santísimo Sacramento; haciéndolo desde la sencillez y santidad de nuestra vida, siendo reflejo de la luz de Dios en el mundo.

 

Feliz regreso.El día 27, después de haber compartido estos días en la Casa General, rebosantes de gratitud con Nuestro Padre Celestial, regresamos a nuestra Comunidad Local de Tibasosa, contando con la presencia de la Hna. María Hilda Florián, nuevo miembro en nuestra casa de Nazareth, por lo cual alabamos a Dios y pedimos la fuerza del Espíritu Santo, para continuar viviendo plenamente nuestro llamado vocacional, buscando la perfección y la santidad en lo ordinario.

 

Aniversario. Este día 28, hicimos memoria de la pascua de nuestra Fundadora, Sierva de Dios María Sara del Santísimo Sacramento. «La Madre María Sara entrega su alma al creador, dejando huellas de santidad, esta mujer fuerte, obediente… hasta el último instante de su vida vivió en actitud de hacer siempre la voluntad de Dios» (Testimonio de la Hermana luz Imelda Reinoso, Dominica Hija de Nuestra Señora de Nazareth).

 

Con el gozo de celebrar la Pascua de la Sierva de Dios María Sara del Santísimo Sacramento, nos unimos a la Iglesia universal para alabar a Dios con en canto de las Laudes. «Hermanos: En otro tiempo erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz» (Efesios 5,8).

Celebración de la vida.  Con alabanza a Dios nuestro Padre, el día 30, iniciamos este maravilloso día, contemplando la hermosura de la creación, a la vez que unimos nuestras voces para festejar y dar gracias a Dios, por la vida, vocación y misión de nuestra Hna. Nicolle Alessandra García Franco.

 

Realizamos nuestra oración de la mañana llenas de alegría y gozo de una forma muy especial por tratarse de esta celebración: comenzamos con la predicación del Padre Fray Nelson Medina O.P., y con la monición y la introducción para cada salmo. En la tarde compartimos un caluroso brindis por el cumpleaños de Nicole, luego nos reunimos en la sala de comunidad para ver la película «Lo Imposible». Finalizamos nuestra celebración uniéndonos a la Iglesia Universal con la alabanza vespertina y la oración de la noche.

 

«Es bueno tocar para el Señor, proclamar día tras día su misericordia». Finalizamos nuestro mes en una profunda acción de gracias a Dios Padre, pues su amor se ha visto reflejado en nuestra comunidad, por medio de las actividades realizadas. Ha transcurrido un mes en el cual la liturgia nos ayudó a introducirnos en el silencio de la cruz para contemplar el rostro de Jesús e ir cada día configurándonos con su imagen.

El punto hacia el cual tiende toda estructura del año Litúrgico es la Pascua; este es punto culminante y al mismo tiempo punto de arranque. Durante este mes se ha hecho vida el sentir y experimentar la más bella expresión del amor de nuestro Padre Dios: “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en Él no muera, sino tenga vida eterna” (Jn. 3, 16). Recorrimos un camino cuaresmal, en donde a través de nuestras actividades cotidianas pudimos unirnos al dolor de Cristo en la persona del enfermo, anciano, niño, joven y en el rostro de nuestra Hermana, logrando acoger en nuestra vida la alegría de celebrar en un solo Espíritu, la triunfante Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

 

Aniversario.El día 4, la comunidad conmemoró un aniversario más de la pascua de nuestro Cofundador, Siervo de Dios, Enrique Alberto Higuera Barrera, O.P. En el acto comunitario dimos gracias a Dios por los dones que ha derramado sobre nuestra Congregación, en la persona del Siervo de Dios, en la tarde, en presencia de Jesús Eucaristía, renovamos nuestra consagración a su Sacratísimo Corazón. Dentro de la alabanza vespertina meditamos en la vida y misión de nuestro Cofundador, pidiendo al Señor nos conceda ser fieles a sus enseñanzas.

Significativa visita. Este día 10, dedicado a honrar el Santísimo Sacramento y dar gracias a Dios por el don de nuestro llamado vocacional, recibimos la visita de nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes Mespleigt, Hermana María Gema Mahecha y la Postulante Rasoamampiadana Colette Eliane, quien compartirá con nosotras la Semana Santa; de igual forma vinieron algunos Familiares de la Hermana Maestra – Directora, Lucy Pico Ramírez. En compañía de esta grata visita compartimos nuestro almuerzo y recreación.

 

Agradeciendo a la comunidad local por su hospitalidad y fraternidad, nuestra Superiora General, Madre Carmen María y la Hermana Gema, nos animaron a no perder el espíritu de unidad, amor y recogimiento característico de Nazareth, luego retornaron a la ciudad de Bogotá D.C. 

 

Semana Santa.Glorificando a Cristo y uniéndonos a la solemne entrada que realizó en la ciudad de Jerusalén y con el gozo de iniciar nuestra Semana Santa lo ensalzamos por medio del rezo del Oficio Divino e interiorización y meditación del Santo Evangelio por medio de la Lectio Divina, la cual nos invitó a presentarnos ante ÉL no con palmas ni túnicas, sino con nuestra pobreza, nuestra esperanza, nuestros deseos de seguirlo y de amarlo sobre todas las cosas. La Comunidad participó y animó los cantos de la celebración en la Parroquia y en el Hotel Suescún. Agradecemos a Dios por todo lo que nos permitió vivir; poniendo nuestras vidas en sus manos le consagramos esta gran Semana anhelando vivirla en profundo recogimiento y fervor.

Catequesis sobre el Triduo Pascual. En espíritu de adoración a Nuestro Señor Jesucristo y uniéndonos a su pasión, realizamos en los días 14, 15 y 16, la catequesis del Triduo Pascual, como preparación para vivir a plenitud la semana Santa: el primer día, el grupo de vida de Liturgia y Oración, en colaboración de la Hna. María Hilda Florián, presentó la Catequesis correspondiente al Jueves Santo; dentro de ésta interiorizamos los Sacramentos que instituyó nuestro Señor Jesucristo en la Última Cena: El Sacerdocio, La Santa Eucaristía, La unción y el Mandamiento del Amor.

El segundo día, participamos de la Catequesis del «Viernes Santo» en la cual reflexionamos sobre la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo: realizamos la meditación del Evangelio, Santo Viacrucis por estaciones y meditamos las siete palabras, siendo éstas un testamento de amor por parte de Jesús para toda la humanidad. Finalmente, Con gozo participamos de la Catequesis del día «Sábado Santo», orientada por la Hna. Directora-Maestra, Lucy Pico Ramírez y el grupo de vida de orden y aseo, la cual nos dispuso para celebrar y acoger en nuestra vida el Misterio de la Redención y Resucitar a la vida de Santidad otorgada por el mismo Jesús.

Jueves Santo.Con el Gozo de conmemorar la gran solemnidad de la última Cena de Nuestro Señor y Salvador. Preparando todo nuestro ser para celebrar el Misterio Pascual, del cual nos viene la redención de nuestras ofensas y camino hacia la Santidad.

 

Al medio día nos congregamos para realizar el Acto del Perfume (Tradición Congregacional) en el cual llenas del espíritu de amor y adoración legado por nuestra Madre Fundadora María Sara del Santísimo Sacramento, revivimos el pasaje bíblico en que Jesús es ungido por María la hermana de Lázaro con un perfume de aroma exquisito como símbolo de veneración y amor. Práctica que nos introdujo en la meditación sobre cómo ese perfume de amor es lo que nos une al servicio a nuestros semejantes, para lo cual debemos estar dispuestas a penetrar nuestro aroma hasta en lo más mínimo de las cosas que agradan a Dios.

 

Posteriormente en un ambiente de fraternidad y amor compartimos el almuerzo. Orientando nuestros ser y nuestros sentidos a la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, preparándonos para vivir estos días Santos con el mismo espíritu otorgado por nuestra Madre Fundadora siendo un homenaje a su amor y proyecto de Salvación. 

Viernes Santo. Uniéndonos con la Iglesia Universal a los dolores de Nuestro Señor Jesucristo y de su Santísima Madre iniciamos este Día Santo de ayuno, abstinencia, silencio y limosna.

 

Las Hermanas Lucy Pico, Directora – Maestra e Hilda Florián junto con las Postulantes: Carmen Zuluaga, Daniela Silva, Henriette Rasoamampio-nona, Nicole García, Rasoamampiadana Colette Eliane, Cristina Cañar y Andrea Abad, se dirigieron a la Parroquia para realizar junto con los fieles de la comunidad el Santo Viacrucis y celebración de este día Santo.

 

Mientras que la Hermana Yuliana Andrea González A. y las postulantes Yesenia Duarte, Jesusa Marleny Cruz, Clarisse Razanampanahy y Diana Ruales fueron a la Vereda Patrocinio, al Hotel Suescún para colaborar y animar a la comunidad en el rezo del Santo Viacrucis y sermón de las 7 palabras de Cristo en la Cruz. Siendo uno solo con Cristo por medio de los sufrimientos, aguardamos su Resurrección al igual que las santas mujeres que esperaron al pie del Sepulcro su amor y benevolencia hacia la Humanidad.

Sábado Santo.Venerando a la Santísima Virgen María partici-pamos del rosario de aurora junto con los fieles de la Comunidad Cristiana en la Parroquia.

 

En comunidad nos reunimos para meditar, reflexionar y compartir los siete Dolores de Nuestra Madre del Cielo.

 

En la noche participamos de la Vigilia Pascual en la Parroquia; poniendo nuestra vida en manos de Dios, nos entregamos a Él con todo lo que somos para así poder morir a nuestras faltas y resucitar día tras día en su amor. Después tuvimos nuestra cena y compartir fraterno en comunidad celebrando la triunfante y gloriosa Resurrección de Cristo. 

Celebración de la Vida. Al sabernos escogidas y amadas por Dios iniciamos este día con la alegría de celebrar la vida y vocación de nuestra Hermana Clarisse Danielle Razanampanahy; además nos congregamos en esta acción de gracias por la vida de Carmen Zuluaga y Daniela Silva, realizando nuestra oración matinal y celebración de la Santa Eucaristía presidida por El Rvdo. Padre Antonio Salamanca Patarroyo, quien compartió con nosotras el desayuno. En la noche como recreación vimos algunos videos que nos invitaron a celebrar la vida como el don más preciado por parte de Dios hacia cada una de nosotras.

Santa Catalina de Siena. Día de la Autoridad Local en la Congregación.Sintiendo la alegría de pertenecer a la Familia Dominicana celebramos el día 29, la fiesta de Santa Catalina de Siena, a quien Dios ha tomado como instrumento de su amor para la salvación y unificación de la Iglesia Católica.

 

En este contexto elevamos nuestra alabanza a Dios nuestro Padre por el don del servicio de autoridad que ejerce la Hermana Directora-Maestra, Lucy Pico Ramírez en nuestra casa de formación, implorando para ella los dones del Santo Espíritu, en el cumplimiento fiel de su misión.

 

 

En la recreación de la tarde realizamos un acto cultural en el cual rendimos un homenaje en acción de gracias a Dios por los dones concedidos a nuestra Hermana Maestra, resaltando el valor de su autoridad. Posteriormente recibimos la grata visita de la Hermana María Elena Alfonso, quien vino para acompañarnos y compartir algunos días con nuestra comunidad local.

 

En espíritu de adoración nos congregamos para realizar nuestra oración, vespertina, meditando en una conferencia de Fray Nelson Medina O.P. sobre la vida de Santa Catalina de Siena, en la que exhortó lo extraordinario que hace Dios por medio de las personas que deciden entregarse por completo a ÉL con un amor oblativo, sin reserva.

Celebración de la Vida.Con un espíritu de alegría iniciamos este día glorificando y alabando a Dios por el don de la vida y vocación que concede a nuestra hermana Daniela Silva. Unidas en la oración elevamos nuestra plegaria; la liturgia de este día nos invita a conmemorar a San Pio V, sucesor de San Pedro, que con su testimonio de amor a Cristo condujo la Iglesia Católica por caminos de santidad.

 

Damos infinitas gracias a Nuestro Creador por el Don de la vida, vocación y fortaleza que nos otorga para ser fieles a su amor, por el compartir fraterno con nuestras hermanas de Congregación, por cada uno de los momentos que hemos compartido en el apostolado y por el crecimiento espiritual a través de los momentos de oración y celebración de la Semana Santa en donde conmemoramos el Misterio Pascual de nuestra Fe.Diana Carolina Ruales Realpe, Postulante Cronista.

El amor de Dios se ha derramado en nuestros corazones; su bondad y misericordia nos han acompañado en nuestra formación, lo cual nos ayudó a vivir con alegría cada instante del mes de mayo; las actividades que realizamos estuvieron impregnadas de la dulzura y la generosidad de la Santísima Virgen María, a ella nuestro Homenaje de gratitud por brindarnos su protección Maternal.

 

Con gran alegría celebramos la Fiesta de San José Obrero, consagrando a Dios el día y entregándole nuestros buenos deseos; de igual forma pedimos por los trabajadores, las obras de nuestra Congregación y por todos los que se acogen a su protección.

Taller formativo.   Durante los días 01 al 07 contamos con la grata presencia de la Hermana María Elena Alfonso, quien nos orientó los talleres de: «Los dos caminos y la espiritualidad de la semilla», experiencia que nos ayudó a encontrarnos con nosotras mismas por medio de la reflexión y el silencio, a revisar cómo estamos dejando germinar la semilla de la vocación religiosa que Dios nos ha regalado.

En la dinámica del laberinto, aunque muy difícil de recorrer, sin embargo encontramos una gran riqueza personal, en el ejercicio del encuentro consigo misma. Agradecemos esta valiosa pauta de formación, pues hemos recibido unos conocimientos, los cuales llevamos a la práctica en nuestra vida de fraternidad, acrecen-tando la sabiduría de la vida.

 

Expansión comunitaria.  Con gran gozo vivimos un día de expansión comunitaria, fortalecido con la oración matutina y la gracia de la Eucaristía.

 

Después de haber cumplido los deberes religiosos y comunitarios nos dispusimos a disfrutar del día de expansión, un día maravilloso, compartiendo en familia.

Con motivo del cumpleaños de nuestra Hermana Daniela Silva, recibimos de parte de su familia y de la familia Salamanca, la invitación para visitar el Parque Guática. Aceptando dicha invitación hemos disfrutado conociendo varias especies de animales, a la vez que contemplamos la bella creación de Dios.

 

Bendecimos a nuestro Padre Celestial por proporcionarnos los medios para este gran día, el cual nos llevó a enriquecer nuestro espíritu de familia Nazarena, descubriendo el valor de salir de nosotras mismas para servir y a hacer feliz a los demás.

 

Cuarenta Horas.  En estos días del 08 al 10, nos unimos en adoración a nuestro Señor Sacramentado, recordando el día grandioso en que por primera vez Él vino a nuestra casa de Nazareth, para quedarse con nosotras. La alegría de encontrarnos con Dios en la oración y en el compartir fraterno, nos motivó a agradecer a Dios y a poner nuestros sentidos en la vivencia de esta experiencia de adoración y contemplación.

Durante nuestra adoración oramos y acompañamos a los niños y jóvenes de nuestras obras educativas, a nuestros adultos mayores en su fervor y alegría para rendir devoción a Jesús Sacramen-tado; de igual forma, dimos una mirada a los diferentes grupos de formación, pidiendo al Dios de la vida nos conceda un amor ferviente y una entrega decidida en nuestro camino de seguimiento.

 

Fueron momentos de profunda riqueza espiritual: la creatividad y amor en la preparación de cada acto litúrgico nos llevó a vivir y sentir el ardor de nuestro carisma Eucarístico-Mariano, elevando nuestro ser a Dios para cantar sus maravillas y la Historia de Salvación con la que ha marcado nuestra familia Religiosa. Nuestra participación se hizo viva en la animación de las actividades correspondientes, dando lo mejor de nuestros talentos para gloria de Dios.

 

El día 12, Con gran gozo y un profundo agradecimiento a Dios y a nuestra Superiora General, Madre Carmen María Yepes Mespleigt, iniciamos el viaje de regreso a nuestra casa de formación en Tibasosa, nos acompañaron: nuestra Madre, la Hermana Rosalba Vargas, Vicaria General y la Hermana   Yalma Vicenta Jiménez.

Celebración de la Vida.La vida es como un jardín florido en el cual el nutriente principal es la gracia de Dios, Él es quien hace brotar de una pequeña semilla un árbol frondoso, una rosa resplandeciente, una aurora llena de luz y esperanza; en Dios Padre halla sentido la vida y de su mismo ser brota el tesoro de la vocación, la cual está orientada a la plena realización de nuestro ser de Hijos suyos.

 

En el jardín de la vida se cultivan las más hermosas rosas, aquellas que tienen que luchar contra adversidades y tempestades para sobrevivir, pero es precisamente en esta lucha donde se da un nuevo renacer, donde surge el milagro de la Vida: vivir en Dios, con Dios y para Dios.

 

En este día 27, unimos nuestras voces al concierto de la creación para dar gracias a nuestro Padre Celestial por la presencia de la Hna. María Hilda y Yesenia Duarte, en nuestra comunidad, por el don de su vocación y el servicio de entrega en respuesta a la historia de amor que Dios ha trazado para ellas. Durante la Celebración del don de la vida, compartimos fraternalmente, disfrutamos de juegos, concursos y presentaciones; medio que nos ayudó a descubrir nuevos talentos, habilidades que nos permiten conocernos mejor y fortalecer nuestra convivencia.

Clausura del mes de mayo.Todo encuentro cuando está mediado por la vida es motivo de profunda alegría.

 

Hoy celebramos no sólo la fiesta de la Visitación, celebramos un encuentro de vida, para lo cual en la tarde realizamos en profundo fervor y creatividad, el Homenaje de conclusión de nuestro mes mariano: iniciamos con un cuadro alegórico sobre las virtudes de la Santísima Virgen María, dirigido por la Hna. María Hilda Florián, contando con la participación e inspiración de las postulantes; luego dirigimos nuestras poesías y coplas exaltando el sí generoso que nos trajo la salvación, y una hermosa intervención que nos llevó aún más a la oración fue la presentación de la obra: «Nuestra Señora de Guadalupe».

 

En medio de cantos y líricas le expresamos a nuestra Madre Santísima, el deseo de imitar su ejemplo de fidelidad a la voluntad de Dios. Finalizamos nuestro acto con el Santo Rosario dirigido y animado por la Hna. Lucy.

 

Con el rezo del Santo Rosario en Mayo, se abrieron ante María Santísima, el corazón de la fe y de la esperanza, en el amor, en la entrega, en la confianza e incluso en el dolor pues éste cuando se une al de Cristo nos permite degustar las primicias de la Gloria. En este mes, nuestra mente se detuvo durante escasos veinte minutos, para contar las 50 avemarías del rosario que tienen sabor a gozo, fondo de luz, color de dolor y luz de Resurrección.

 

Vivimos nuestras actividades formativas y pastorales en la presencia santificante de Nuestro Padre Dios; celebramos con gozo espiritual las fiestas de la Madre Iglesia; contemplamos a Cristo Resucitado en cada Hermana y nos disponemos dichosas a recibir la gran solemnidad de Pentecostés, subiendo inspiradas y fortalecidas por el Santo Espíritu un escalón más en nuestra formación. Jesusa Marleny Cruz Cruz, Postulante Cronista.

La misericordia de Dios nos acompañó durante todo el mes de Julio permitiéndonos vivir acontecimientos que marcan nuestra respuesta como consagradas al Señor e incrementa nuestro de seguirle con alegría, entrega y fidelidad. Aquí algunos de ellos:


Bienvenidas Hnas. Junioras y acción de gracias por la Hna. Yuliana González. El día 02 recibimos con gran alegría a las Hnas. Verónica Rugeles Barandica, Nancy Mercedes Sanmartín Vásquez y Julieth Tatiana Rico Carreño quienes habiendo realizado su primera profesión Religiosa conformaran la nueva comunidad de Tibasosa en este mes; el día de su llegada las acompañó nuestra Superiora General Madre Carmen María Yepes Mespleigt, así como algunas Hnas. Que recientemente realizaron sus votos perpetuos y los familiares de la Hna. Nancy que vienen desde Ecuador.


Una vez en casa compartimos el almuerzo y la comunidad local agradeció a la Hna. Yuliana González por su fraternidad, sencillez, entrega y  generosidad en el servicio que presto este tiempo acompañando la formación de las Postulantes, siendo un testimonio de alegría para la comunidad; encomendándole al Señor  la nueva su nueva misión  viajó a la comunidad de Subachoque donde ha sido asignada.


Una nueva misión. «El Señor se encarga de labrar los caminos de quienes desean seguirle y los orienta por senderos seguros». El día 03 las postulantes Cristina Cañar y Andrea Abad agradecidas por el compartir y la experiencia en esta comunidad de Tibasosa, viajaron a la comunidad local de Villa de Leiva donde realizaran una experiencia los próximos meses; entre tanto la comunidad oramos para que este tiempo sea fructífero en sus vidas y el éxito de esta experiencia afiance su respuesta al Señor.


De igual forma las Hnas. Junioras iniciamos nuestra experiencia formativa en la comunidad que nos acogió y durante el mes realizamos con alegría la visita pastoral a varias familias que compartiéndonos su testimonio de vida nos edifican. También realizamos el estudio del plan Global de Pastoral para iniciar adecuadamente la misión que el Señor nos presente en esta nueva etapa de nuestra consagración Religiosa.


Novena al Divino Niño. Con mucho fervor y disposición acompañamos a la comunidad del sector el Triángulo en la preparación para la festividad del Divino Niño, realizando a las 7:00 p.m. la novena y el rezo del santo rosario del 11 al 19 de julio y celebrando solemne-mente esta fiesta el día 20 en la Parroquia.


Al contemplar este gran misterio en la vida de nuestro Señor, le presentamos la vida de los niños, pidiéndole los conserve en pureza e inocencia.


Pastoral juvenil. Los días 21 y 22 realizamos una visita al colegio Clemente Palacios aquí en Tibasosa, teniendo la oportunidad de hacer un taller con los grados décimo y once, desarrollando el tema de la vocación, e invitándolos a la reflexión sobre la vida consagrada; esta experiencia nos permitió compartir la alegría del llamado que Dios nos ha hecho con los jóvenes, creando en ellos cuestionamientos en torno al plan de amor  que Dios tiene para cada ser humano.


Visita al Monasterio Domi-nicano «Espíritu Santo». El domingo 27, la Hermana Lucy Pico Ramírez, Directora,  invitó a las Hermanas Junioras a una salida a Sogamoso, una oportu-nidad para conocer esta ciudad.


Visitamos la catedral, donde participamos en la celebración eucarística, luego compartimos fraternalmente con las Hnas. del Monasterio Dominicano Espíritu Santo, fue una experiencia maravillosa en la que la alegría del encuentro y la sencillez del compartir suscitaron sentimientos de gratitud a Dios, por  los diferentes carismas que enriquecen a la Iglesia. Agradecemos a las Hermanas por su acogida generosa y fraterna y pedimos al Señor, bendiga el Monasterio con nuevas y generosas vocaciones.


Retiro mensual. Con una gran disposición de corazón, vivimos plenamente el día 30 nuestro retiro, teniendo como tema de reflexión la misericordia del Señor para con cada una de nosotras y  acogiendo la invitación que Él mismo nos hace de ser misericordiosas con nuestras hermanas y con todas las personas con quienes ejercemos nuestro apostolado.  Durante la jornada agradecimos al Señor las bendiciones que de Él hemos recibido, particularmente en este mes en el que hemos podido compartir no sólo la experiencia de vida humana y espiritual en esta Comunidad Formadora de Tibasosa, sino también la experiencia apostólica en la población.


Gratitud. Agradecemos a Dios el habernos permitido compartir esta primera experiencia comuni-taria y apostólica después de nuestro Noviciado y a la Comuni-dad Formadora: Hnas.Lucy Pico y María Hilda Florián, nuestra gratitud por su acogida, su frater-nidad, alegría y sencillez, al igual que sus enseñanzas.


También agradecemos a las familias de Tibasosa que nos acogieron y permitieron realizar esta experiencia de vida apostó-lica, y a todas las personas con las que de alguna forma compar-timos y apoyaron. Para todos que Dios los bendiga y sean enriquecidos siempre con el amor del Señor. Cronista: Hna. Tatiana Rico.